Infraestructuras:  Noticia de actualidad


El plazo de ejecución de la remodelación de Atotxa asciende a los 42 meses de duración y estará finalizada en 2023

Euskal Trenbide Sarea (ETS) ha licitado las obras de la estación de alta velocidad de San Sebastián, con un presupuesto de 97 millones de euros y un plazo de ejecución de 42 meses, con lo que los trabajos estarían finalizados en 2023.


Licitadas las obras de la estación de alta velocidad de San Sebastián por 97 millones de euros
 
 
 

(13/12/2019) Sin embargo, la inversión total ascenderá a 101,5 millones de euros, sumando la reposición de servicios afectados —a tramitar en expedientes independientes— y el 1,5 por ciento destinado a los trabajos de conservación o enriquecimiento del patrimonio, entre otras tareas.

Así, la estación de Atotxa se convertirá en la primera de las tres terminales de la Y vasca que se construirán en las capitales vascas, cuya edificación corresponderá además al Ejecutivo autonómico, a raíz de la ampliación de la encomienda de ejecución del tramo de Guipúzcoa por parte del Ministerio de Fomento en 2017.

La nueva estación de Atotxa se integra en la arquitectura actual de la estación del Norte y el entorno de Tabakalera, a la vez que impulsa la conexión entre diferentes medios de transporte: cercanías, alta velocidad y autobuses (la estación de autobuses funcionará de forma independiente, si bien se mejorará notablemente su conexión). El proyecto, firmado por el consorcio empresarial Eptisa Cinsa - Jon Montero, ofrece una respuesta integral a los flujos peatonales entre Egia-Centro.

Actuaciones principales

La nueva estación de Atotxa incluye diferentes actuaciones, entre las que destacan:

- Remodelación de la playa de vías para llegar a una situación final funcionando con dos andenes para cercanías y otras tantas vías —1 y 2, situadas en los dos extremos— con triple hilo (ancho mixto) y tres andenes para larga distancia y alta velocidad, dando servicio a cuatro vías de ancho estándar (vías 3,4,5 y 6).

- Reconstrucción del edificio de la estación. Ubicado en la misma situación que el actual, pero adaptado a las nuevas necesidades funcionales de la estación. Para su construcción se mantiene la fachada del edificio actual, reconstruyendo el interior y añadiendo dos nuevas plantas.

- Vestíbulos inferiores de cercanías y largo recorrido para el acceso a los andenes correspondientes. Situados en la planta inferior permiten el control de viajeros y el acceso a los andenes. En el vestíbulo de largo recorrido se dispone de un área comercial y espacios para futuros operadores ferroviarios.

- Paso inferior a Egia. Ubicado entre los dos vestíbulos anteriores, además de cumplir la función de comunicar el centro de la ciudad con el barrio de Egia, permite desde este espacio o plaza inferior el acceso a ambos vestíbulos y andenes.

- Plaza sobre vías. Situada sobre la playa de vías de la estación, dispondrá de una cota de pavimento coincidente con la cota de la planta primera del vecino edificio de Tabakalera (CICC), lo que permitirá construir una plaza pública con un acceso directo desde el propio edificio cultural. Esta plaza sobre las vías, dispondrá de una superficie total de 5.723 m².

Esta importante remodelación debe resolver, por un lado, el mantenimiento del tráfico ferroviario y, por otro, el correcto servicio a los usuarios. Para ello, durante la ejecución de las obras, se ha previsto la construcción de una estación provisional ubicada enfrente del edificio actual, con acceso por la plaza de Néstor Basterretxea.

El nuevo edificio

El nuevo edificio, además de garantizar el cumplimiento funcional del programa de necesidades, recogerá dos aspectos condicionados por la propia normativa municipal: de un lado, la conservación de la actual marquesina, obra del ingeniero francés Jean Biarez, colaborador de Alexandre Gustave Eiffel y, de otro lado, la conservación de la columnata enfrentada con el puente de María Cristina,para respetar, en la medida de lo posible, la arquitectura de la actual estación.

La ubicación de los vestíbulos de largo recorrido y cercanías en la planta inferior bajo vías y la conexión entre ambos vestíbulos, a través del paso inferior de comunicación entre el paseo de Francia y la plaza de Néstor Basterretxea, supone la construcción bajo la playa de vías y de la ubicación del edificio actual de una superficie de 7.400 m2 aproximadamente.

Se propone añadir una edificación de dos plantas de altura y características longitudinales, provista de una fachada de muro cortina y protegido del sol por una celosía de características cerámicas, que pondrá en valor el actual edificio.

Así, se proyecta un edificio de cuatro plantas con la siguiente distribución:

- En la planta bajo rasante se ubicarán los cuartos técnicos, instalaciones de la estación y otros almacenes ligados a la explotación.

- En la planta baja el proyecto incluye un acceso principal protegido por una marquesina y situado en el eje de la fachada de la antigua estación, por donde se accede a un vestíbulo que permite un acceso central a las máquinas de auto-venta de billetes de cercanías y a un ancho pasillo que conduce hacia el vestíbulo del largo recorrido, desde el que se puede acceder, mediante un conjunto de escaleras y ascensores, hacia el nivel inferior.

- La planta primera incluye una serie de espacios compartimentados destinados a oficinas, aseos y vestuarios, instalaciones ferroviarias y local de seguridad.

- La segunda planta contempla espacios destinados a gabinete de circulación, oficinas y aseos.

Vestíbulos inferiores

Las limitaciones de espacio generadas por la ocupación de la nueva estación en la planta baja provocan la necesidad de situar el control de escáneres y accesos a los andenes, en el vestíbulo de largo recorrido situado en la planta inferior.

Con la finalidad de eliminar en lo posible el “efecto sótano” se ha proyectado un doble espacio o “mezzanina” que permitirá la entrada de la luz natural, así como la conexión visual directa con la planta baja y con el paseo de Francia.

Este vestíbulo inferior del largo recorrido permitirá, asimismo, la conexión directa con el actual paso inferior existente entre el puente de María Cristina y la nueva plaza de Néstor Basterretxea, que ha sido rediseñado con el objetivo de mejorar sus condiciones espaciales, planteándose como una prolongación de la plaza.

Una vez pasado el control, los viajeros podrán acceder a los tres andenes centrales, que dan servicio a las vías de largo recorrido, a través de escaleras fijas, mecánicas o ascensor. Frente al acceso del citado vestíbulo de largo recorrido, se ubicarán los accesos al vestíbulo de cercanías, con la correspondiente maquinaria de auto-venta. Este vestíbulo de cercanías permite el acceso a los dos andenes extremos dedicados a las vías de cercanías situados en la planta superior.

Plaza sobre la estación

Las características del entorno —la zona de vías diseñada, el edificio de Tabakalera— permitirán construir una nueva plataforma que, a la vez que actuará como cobertura del espacio interior formado por los nuevos andenes, constituyendo una nueva plaza pública para uso y disfrute de la ciudadanía. Dispondrá de una cota de pavimento coincidente con la cota de la planta primera del vecino edificio, con el que tendrá un acceso directo. La superficie total será de 5.723 m2, con unas dimensiones máximas de 118 x 55 metros.

Desde el paseo de Francia se podrá acceder a la plaza mediante una escalera de 8 metros de anchura y una rampa que permitirá el acceso motorizado de los servicios de limpieza y que cumplirá todas las condiciones de accesibilidad en los espacios exteriores de carácter público. Desde la plaza de Néstor Basterretxea, el acceso se facilita mediante la escalera existente en estos momentos y un ascensor de nueva construcción.

También se podrá acceder directamente desde Tabakalera mediante la transformación en puertas de los actuales ventanales situados en la parte central de la primera planta, en su fachada oeste.

Estos accesos —escaleras y rampa— permitirán la evacuación de 7.900 personas, lo que constituye, según la normativa vigente, el aforo máximo de la plaza.

Además, en el extremo sur de la plaza se ha previsto una plataforma ligeramente inclinada (6 por ciento de pendiente) para facilitar su multiplicidad de usos: graderío para presenciar posibles eventos o conciertos, posibilidad de uso lúdico (patines, skates, descansar, etc.). Frente a la citada plataforma podrá colocarse un escenario (de 10 x 5 metros) para los mencionados eventos puntuales.