Internacional:  Noticia de actualidad


Exigiría una inversión de 43 millones de euros en el lado portugués y de entre 87 y 119 en el español

Un estudio de Infraestruturas de Portugal, IP, plantea la línea de Barca d’Alva como alternativa para la conexión con España, en cuya frontera enlazaría con la línea La Fregeneda-Fuente de San Esteban, y allí con la Salamanca-Fuentes de Oñoro.


Un estudio de Infraestruturas de Portugal plantea recuperar la conexión con España por Barca d’Alva
 
Imagen de la línea portuguesa del Duero
 
 

(10/02/2017) El informe que ha sido dado a conocer por el diario portugués Público, cifra en 43 millones de euros la inversión necesaria para recuperar la línea portuguesa del Duero hasta Barca d’Alva, a los que habría que sumar entre 87 y 119 millones, sin electrificación o con ella, para hacer lo propio en el lado español.

Las inversiones en esta alternativa que podrían financiarse con fondos europeos en el marco del programa Interreg, tendrían justificación por razones turísticas y por la salida que daría la conexión al puerto de Leixões hacia el mercado español. Se trataría de continuar la electrificación de la línea desde Regua, ya programada, hasta Pocinho, y reabrir el tramo restante hasta Barca d’Alva, cerrado en 1988.

Informe

El informe valora las posibilidades que ofrecería esta conexión internacional de la Línea del Duero para ligar el Aeropuerto Francisco Sá Carneiro de Oporto, la terminal de pasajeros del puerto de Leixões y la red española de alta velocidad en Salamanca, creando un eje turístico con cuatro núcleos Patrimonio de la Humanidad, Oporto, El Duero Vitivinícola, El Valle de Côa y Salamanca.

En relación con las mercancías, IP valora el potencial del corredor para dar salida a materias primas, como el mineral de hierro de Moncorvo, y productos portugueses hacia el puerto de Leixoes y hacia las plataformas industriales y logísticas de Castilla y Léon, Asturias y el País Vasco.

El estudio presenta la conexión como la mejor alternativa para la salida hacia España y Europa del puerto de Leixões, con una reducción de cada recorrido de ida y vuelta de unos 220 kilómetros, frente a la línea de Beira Alta, por Guarda, Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro, y evitando el tramo sobrecargado Ovar-Gaia, de la línea del Norte.

En discontinuo, los tramos cerrados a ambos lados de la frontera